jueves, 2 de abril de 2009

Muerte de Alfonsin:emotivo adios para el ex presidente


Miles de personas despidieron los restos del ex presidente. Se vivieron escenas de dolor y tristeza. El cortejo fúnebre llegó al cementerio de La Recoleta acompañado por los aplausos de la gente.

El féretro con los restos del ex presidente Raúl Alfonsín arribaron esta tarde, a las 15.26, al cementerio de Recoleta.
Los granaderos a caballo junto con una caravana con miles de dirigentes, militantes y ciudadanos, acompañaron el cuerpo del ex presidente, en su último adiós.
El féretro con los restos de Alfonsín está cubierto por una bandera argentina y el bastón de mando presidencial, y fue montado sobre una cureña tirada por un jeep militar.
Acompañan la caravana miles de ciudadanos de a pie, que de a ratos aplauden y vivan la figura del ex mandatario.
Las puertas de acceso al Parlamento fueron cerradas minutos antes de las 10, con lo que terminó el acceso al público, para dar lugar a la primera ceremonia oficial.
Unas 60 mil personas pasaron durante toda la noche y la madrugada por el Congreso, con un promedio de 40 personas por minuto, según las cifras oficiales.
La Policía destacó el respeto y orden de las personas que aguardaron hasta más de tres horas en la calle para ingresar al Congreso.
"No se registró ni un incidente, todo fue ordenamente y en calma", confió uno de los policías asignado a la custodia de la zona.
La cureña que trasladará el ataúd con los restos del ex presidente Raúl Alfonsín hasta el cementerio de Recoleta ya está en el Congreso.
Esta previsto que el cortejo esté escoltado por un escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo "General San Martín".

Alfonsín fue sepultado en Recoleta con el respeto y cariño de miles de personas

El ex presidente Raúl Alfonsín ya descansa en la bóveda del cementerio de la Recoleta destinada a los caídos de la Revolución del Parque de 1890. Rodeado de muestras de respeto, cariño y emoción, el cortejo que llevó el cuerpo desde el Congreso fue acompañado por decenas de miles de personas, como hacía décadas no se veía en la Argentina en la despedida a un dirigente político.

La escena final fue casi íntima, con un puñado de dirigentes, familiares y amigos, y hasta algún "adversario ocasional" como se autodefinió el peronista Antonio Cafiero. Antes, por todo el trayecto a paso de hombre de la avenida Callao desde la sede legislativa, el adiós fue multitudinario, con flores, aplausos y vivas para el ex jefe de Estado.

El féretro quedará transitoriamente en la bóveda en la que descansan próceres radicales como Yrigoyen, Illia y Alem, hasta que se construya un espacio para el ex mandatario que encabezó el retorno de la democracia en 1983. Allí se escucharon los últimos oradores.

El ex presidente uruguayo Julio María Sanguinetti dijo que "hoy revivimos aquí aquellas jornadas de 1983, que celebramos también nosotros (en Uruguay) aun en dictadura". Y sostuvo: "Un político como Raúl no muere, su obra lo mantiene vigente".

Por su parte, el dirigente radical Enrique Nosiglia manifestó: "El estar juntos fue lo que nos hizo retomar la esperanza. Alfonsín siempre impulsó el diálogo y nos enseñó a saber escuchar. Su cualidad de estadista le permitió comprender que ningún camino es fácil y que los obstáculos se vencen con perseverancia y paciencia".

El titular de la UCR bonaerense, Daniel Salvador, le dio paso a Cafiero, la única voz peronista en el tramo final de la despedida al ex presidente. El ex gobernador bonaerense puso a Alfonsín junto a Juan Domingo perón como "los dos maestros" en su vida política.

"Un buen político sólo lo es si tiene sueños. Alfonsín los tenía. Soñaba con la juventud, con los otros partidos políticos. Soñaba con restaurar la democracia, con convertir a la UCR en un partido poderoso, en el consenso y la reflexión. Fue un predestinado que nació con una misión a cumplir. Ya no les pertenece porque, a esta altura, es de todos", dijo Cafiero. Otras figuras radicales como Leopoldo Moreau, Mario Losada e Hipólito Solari Yrigoyen completaron el homenaje.

Antes, también miles siguieron en la Plaza de los Dos Congresos la misa de cuerpo presente en memoria de Alfonsín, tras los actos oficiales y el velatorio en el Salón Azul del Senado, por el que pasaron más de 70.000 personas.

La misa en su honor fue oficiada por el arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, primo hermano del ex mandatario; el secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Enrique Ghía, y el obispo emérito monseñor Justo Laguna.

Obama hizo llegar sus condolencias a Cristina por la muerte de Alfonsín

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, envió hoy una carta a la presidenta Cristina Kirchner con sus condolencias por la muerte del ex jefe de Estado radical Raúl Alfonsín.

Así lo confirmaron fuentes de la embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires. Lo hizo mientras ambos participan de la Cumbre del G-20, en Londres.

"Deseo extender mis condolencias personales, y las del pueblo estadounidense, por la muerte del ex Presidente Raúl Alfonsín", comienza la misiva, que es escueta y directa.

En otro párrafo, destaca: "El Presidente Alfonsín fue una figura fundacional en la consolidación de la democracia en América latina. Nos unimos a los que a lo largo de América expresan su respeto y estima por su integridad y su compromiso con los principios democráticos y los derechos humanos"

"Nuestros pensamientos y rezos están con usted y con el pueblo de Argentina", finaliza la carta del mandatario estadounidense.

Leopoldo Moreau convocó a seguir trabajando por el “legado” de Alfonsín

El ex presidente de la Cámara de Diputados Leopoldo Moreau, convocó hoy a la dirigencia política a seguir trabajando por el "legado" que dejó el ex presidente Raúl Alfonsín para lograr la "unidad nacional" y lo identificó como un "líder democrático" que ya fue "colocado en la historia" por el pueblo argentino.

Alfonsín "creía profundamente en el sistema de partidos y estaba enojado con la democracia de candidatos, y por eso seguía su lucha, tratando de contribuir a la reconstrucción del partido", resaltó Moreau, uno de los dirigentes más cercanos al ex mandatario, durante la ceremonia en el cementerio de Recoleta.

El ex legislador celebró que la Argentina "vivió 48 horas de paz y reconciliación en una sociedad quebrada y fracturada, crispada" y por ello expresó su deseo de que esta actitud "se prolongue en el tiempo porque "si así ocurre, el proyecto de Alfonsín habrá triunfado. La lucha continúa, no podemos decaer", convocó.

Benedicto XVI: Alfonsín fue un hombre de concordia
El papa Benedicto XVI definió al ex presidente Raúl Ricardo Alfonsín como "un hombre de concordia y altas miras", en un telegrama de condolencias enviado a su esposa, María Lorenza Barrenechea.

El Pontífice pide a Dios que "lo acoja (al ex mandatario) en su seno" y también que "conceda consuelo y fortaleza a ustedes (los familiares) y a cuantos en esta hora lloran la pérdida de quien fue hombre de concordia y altas miras".

Según consigna la agencia católica AICA, el telegrama de condolencias está fechado el 2 de abril, fue remitido por el Secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone y entregado a los familiares de Alfonsín a través de la Nunciatura Apostólica.

Bonafini: Nos desalojó de la Plaza
Buenos Aires. La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, rompió ayer el silencio por la muerte de Raúl Alfonsín al afirmar que para el ex presidente radical “las madres éramos una mala imagen” y por eso “nos mandó desalojar” de la Plaza de Mayo. “La gente tiene que saberlo”, señaló.

“Hasta ahora, hasta hoy, las Madres no nos pronunciamos por la muerte de Alfonsín. No quise hablar con nadie y escuché, como habrán escuchado todos y habrán visto estos días, todo lo que pasaba. Vimos grandes hipócritas que lo tuvieron cuestionando todo el tiempo y lo golpearon todo el tiempo llorando y hablando de él como si fuera San Martín”, dijo Hebe de Bonafini.

“Alfonsín dijo que las Madres éramos ‘antiargentinas’”, insistió.

Presencia de dirigentes cordobeses en el último adiós

Buenos Aires. Gente que va, gente que viene, banderas argentinas, alguna que otra remera con la inscripción casi legendaria que dice “RA” estampada sobre un fondo celeste y blanco, sobreviviente de la campaña de Raúl Alfonsín en 1983, tras la cual llegó a la Presidencia.

En medio del acto del Congreso y tras los mensajes de las personalidades que despidieron al ex presidente, se abren las puertas del Congreso –vedado al público horas antes para preparar los fastos de la despedida– y cientos de personas que estaban en el atestado Salón Azul comienzan a instalarse en las escaleras principales de ingreso al Palacio de las Leyes. Faltaba poco para que monseñor José María Arancedo celebrara la misa de acción de gracias.

Entre los que se acomodaban en esa hilera nutrida se podía divisar a una buena cantidad de dirigentes cordobeses. Uno de los primeros en aparecer fue el gobernador Juan Schiaretti, quien se colocó debajo y a un costado del improvisado altar, muy cerca de su colega santafesino, Hermes Binner. Allí estuvo unos instantes vicepresidente Julio Cobos, a cargo del Ejecutivo, pero luego se instaló en el sector central, como lo manda el protocolo, acompañado por la familia de Raúl Alfonsín.

También se instalaron cerca de Schiaretti muchos dirigentes radicales: Carlos Becerra, Mario Negri, Oscar Aguad, Alberto Jimenez (intendente de Mina Clavero) y Eduardo Angeloz. En otro costado estuvo, entre otros, el concejal Ramón Mestre. El más consternado fue Becerra, quien recordó sus “40 años de militancia junto a Raúl”. En “el sector cordobés” de la escalera también se ubicaron Federico Storani, Marcelo Stubrin, Leopoldo Moreau y Enrique Nosiglia (capitanes de la Coordinadora que secundó a Alfonsín en su gobierno).





















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada